1-La investigación científica en neurociencia de última generación describe siete circuitos neuronales que se corresponden con siete sistemas emocionales instintivos en nuestro cerebro: 

Búsqueda (curiosidad) 
Ira (enfado)
Miedo (ansiedad)
Cuidado (ternura, empatía)
Sexualidad (deseo)
Angustia de perdida social (tristeza, soledad)
Juego (alegría, risa).

2-Los sistemas emocionales primarios están en la base de todo lo que hacemos en la vida. Por supuesto, también desarrollamos otras emociones que tienen que ver con el aprendizaje y los procesos reflexivos y que matizan a las emociones primarias pero éstas están siempre en la base de nuestra conducta.

3-Los sistemas emocionales primarios no son una especificidad humana sino que los compartimos con todos los mamíferos. Esta constatación tiene implicaciones éticas importantes que nos son el objeto de este artículo.

4-No hay emociones “buenas” y emociones “malas”. Sí hay unas emociones que consideramos agradables y otras que consideramos desagradables. Ambas son instrumentos útiles de adaptación al entorno con las que nacemos y vivimos toda nuestra vida.

5-Las emociones tienen un componente mental (pensamientos ), un componente sensitivo (sensaciones en nuestro cuerpo) y un componente energético (más o menos capacidad de movilización). La eficaz gestión emocional implica trabajar en los tres componentes. 

 

Entradas recomendadas